DAVID ELGEA
HOME
peig-peik decalcomanias
PEIG - PEIK   Cortar ; marcar

[sánscr. Pinjara- :”rojizo”, avést.paes : “ decorar “,
“ataviar”, alto alem. Ant. Feh : “de varios colores”, lit.
piesti: “escribir”, paisinas : “rojizo”, prus. Ant. Peisai,
eslav. Ant. Ecl. Pisq, toc. A pik-, B pink- : “escribir”

1.Grado cero y forma nasal *pi-n-g
Lat.. pingo :
pintar
Pintar ( <lat. Vulg. *pincto), pinta, “mancha”, “mota”,
“aspecto de una persona o cosa “;pinton “que toma
color”.
3 Grado cero y sufijo nasal
*pig-men-
pigmento( lat. Pigmentum : materia colorante, color
para pintar )pimienta, pimiento, pimenton
     LA ESPADA Y LA TINTA

A continuación presento una lectura de estas pinturas a
la luz de la  
hermenéutica simbólica, siguiendo las
ideas de filósofos como
Ortiz-Oses, Patxi Lanceros o
Gilbert Duránd.
En el año 1991 realice decenas de pinturas con una
técnica llamada decalcomanía. La decalcomanía fue
usada por los surrealistas y en especial desarrollada
por
Max Ernst. Esta técnica se adecuaba
perfectamente a las líneas programáticas diseñadas
por el surrealismo, ya que permite obtener imagenes
icónicas, muy definidas y orgánicas sin que exista una
intervención total de la voluntad del artista, de su
razonamiento. Sería una especie de pintura automática
a través de la cual brotan imagenes directamente de
nuestra parte no consciente, de una parte de nuestra
mente dispuesta a crear a partir de una amalgama de
recuerdos, imágenes, pensamientos que ocultos en
alguna parte de nuestra mente pugnan por salir y
manifestarse. Se trata de crear manchas de pintura
mediante una técnica específica y luego, dejar que la
imaginación se deje seducir por las formas voluptuosas,
orgánicas, y sugerentes que aparecen sobre el papel.
El artista no decide voluntariamente que va a dibujar una
cara, un animal, una planta, sino que las imagenes surgen
directamente de una parte no consciente de la mente, una
parte no controlada, en un fenómeno bien conocido por todos
cuando observamos formas abstractas proporcionadas por la
naturaleza como son las nubes, las manchas de humedad, o
cualquier otro material orgánico abstracto que en pintura
podríamos denominar campo caógeno. Este es un fenómeno
ontológico, en tanto en cuanto existe en nuestra mente a un
nivel supra consciente, una necesidad de orden, de
identificación, o más apropiadamente una necesidad de
interpretación del mundo, una fuerza irresistible que nos
empuja a no dejar sin interpretar cualquier suceso que caiga  
delante de nuestros ojos. La búsqueda de sentido, pues, nos
impele a enfrentarnos con lo informe, lo caótico, lo
indiferenciado (el uroboros) con una voluntad clarificadora,
interpretativa, en definitiva una necesidad de orden y
discernimiento, de separación y delimitación. yo creo que en
definitiva es una necesidad de cosmificacion.
el tests de
roscharch nos enseña cómo esta tendencia
hermenéutica de nuestra mente es selectiva y como a través
del análisis de las distintas interpretaciones que hace el
sujeto de las partes de los dibujos, se manifiesta la
personalidad del sujeto, sus tendencias psíquicas y sus
estructuras de ordenamiento del mundo.
El proceso ontológico por el cual buscamos interpretar el mundo, y
de esta manera ordenarlo, en este caso un orden oculto en el caos
indiferenciado de las manchas, es un proceso que, digamos,  
ilumina, que pone la luz del discernimiento donde antes existían las
tinieblas del caos.
Esta es la lógica del test de roscharch, que recorriendo el camino
como un boomerang, pone luz y discernimiento sobre las
estructuras de la personalidad, desandando el camino que ha
hecho la mente para construir esa imagen y llegando a las
estructuras que se ocultaban en el inconsciente .  para exponer
más claramente lo anterior, hablaré de un camino de ida y vuelta
desde:...1- las estructuras inconscientes que buscan un orden,....
2- lo consigue en una imagen suturada  y distinta, ordenada.......3-
y a través de ese orden interpretado, de esa imagen........4-
podemos deducir las estructuras inconscientes que lo formaron,
osea el orden que estructura la personalidad del sujeto, las líneas
maestras de su conducta que permanecen ocultas en  el
inconsciente . sería un camino de ida y vuelta como muestro a
continuación:
estructuras inconscientes....... orden interpretado----- orden
interpretado...... estructuras inconscientes.
es una estructura ontológico-hermeneutica de ida y vuelta: la
necesidad de interpretación, nos permite interpretar  nuestras
necesidades o bien,: nuestras estructuras hermenéuticas, nos
permiten hermenéutizar nuestras estructuras.
en el caso de las imágenes que yo realizaba, no pretendía
psicoanalizarme, interpretar mis estructuras mentales o mi personalidad,
simplemente iba sacando una tras otra de las manchas de pintura,
imágenes que me parecían atractivas, y las iba recopilando, en una
especie de
historia natural, una taxonomía de las formas que la mente
ve en el azar  producido por la pintura, y mi única intención era
constatarlos y observarlos, observar el comportamiento de la pintura ante
unas condiciones determinadas. Pero, al igual que el demiurgo que
describió Platón, estaba aplicando el mundo de las ideas a lo informe, a la
materia informe.

Pasaron más de diez años antes de que tuviera contacto con la
hermenéutica simbólica a través de los libros de la colección hermeneusis
de Anthropos. Pero cuando comencé a leer el concepto de sutura
simbólica de una herida real que
Patxi lanceros ,siguiendo las ideas de
Ortiz Oses, explica en el diccionario de hermenéutica, enseguida lo
relacioné con este trabajo pictórico.
En la entrada del diccionario dedicado a la palabra "sentido" Patxi
lanceros habla de que "en un principio era la plenitud, la totalidad, el
uroboros, el tiempo cero. Se percibe como oscuridad y silencio. En ese
no-lugar el mundo y la psique son todavía uno. Previo a todo conocimiento
y toda acción. No hay todavía distinción ni criterio" evidentemente podría
estar hablando perfectamente del campo caógeno indiferenciado que es
la mancha de pintura, una plenitud no actualizada, el caos primigenio, algo
así como el
tao de la filosofía china, no es la nada, sino un vacío lleno de
potencialidad.
Patxi lanceros continua diciendo que " la primera acción que se ejerce sobre y desde esa totalidad
uroborica es acción de ruptura... de la que hablan todos los relatos cosmogónicos... el desgarro
originario del que surgen Dios, la naturaleza y el hombre... y se transmite esa ruptura, ese
desgarro originario en imágenes que aluden a la luz en las tinieblas, a la separación del cielo y la
tierra, a la separación del continente y las aguas... a ese primer desgarro le suceden otros, la
creación se consuma a través de sucesivas rupturas, de sucesivas separaciones que generan
individuos, géneros, especies. Pero es el desgarro primigenio (la fisura real) el que provoca el
anhelo de la vuelta a los orígenes y la tierra prometida ". En mi caso, yo cogía un bisturí y
recortaba sobre la mancha una silueta de la imagen que me había surgido, produciendo una
ruptura del caos indiferenciado, un desgarro, una separación y tal y como lo describe Patxi
lanceros. era como echar luz en las tinieblas, separar figura y fondo.

Patxi lanceros continúa diciendo: "  la
sutura simbólica es la búsqueda de formas de sutura, que
si bien nunca logran recomponer la unidad rota, impliquen los fragmentos en dispersión... sutura
simbólica... en el símbolo hay acción, implicación material.
El
symbollon  griego indica unir, vincular, enlazar, (es la pieza de Unión que es siempre el
símbolo). Es el astrágalos, la vértebra partida. Por eso toda sutura es simbólica y todo símbolo ha
de ser comprendido como vínculo o sutura ". De nuevo establezco una analogía con el proceso de
creación de las imágenes a través de las manchas: en el acto de percibir la imagen el campo
caógeno pigmentario aparece como caos interpretado, se le da un sentido, se le da significado, se
construye el significado de la mancha al delimitarla con una línea y al separarla definitivamente
cortandola del papel. Construimos el significado agrupando elementos que nos son útiles como
imagen  icónica, y desechando el resto como fondo. Es el paradigma de la construcción del
sentido, una separación, una delimitación que a la vez agrupa , implica los otros elementos,
permitiéndonos ver una imagen suturada y orgánica.
Lo no percibido es por definición indiferenciado para el sujeto, abrir los ojos, es descomponer la
unidad del mundo en fragmentos, delimitarlo con contornos, fragmentamos el mundo en
unidades diferenciadas y al hacer esto le dotamos de sentido. Ahora bien, la percepción como
escisión, es a la vez la sutura simbólica de la herida real. Percibir, es, a su vez, la implicación de
estos fragmentos en unidades reconocibles, es recomponer la unidad rota dotándola de sentido.
agrupamos para formar figuras o imágenes perceptivas en base a leyes estables como son: ley
de proximidad, ley de semejanza, ley de continuidad, clausura o cierre,  contraste figura fondo...
la herida trágica, y la sutura simbólica, se producen a la vez, en el mismo instante en que
percibimos la imagen en la mancha: discriminados y partimos la mancha y a la vez agrupamos e
implicamos los fragmentos. Fisura y sutura en el mismo momento de la percepción, de la
consciencia, de la construcción del sentido.

interpretar estas manchas es observar y dejar surgir las imágenes; después, recortar la parte en
la que vemos el sentido, o delimitar ese sentido con líneas de tinta. En cualquier caso separar
figura y fondo, romper la quietud del caos indiferenciado que es la mancha, y después, o al
mismo tiempo, recomponer la unidad rota implicando los fragmentos en una imagen suturada,
orgánica.
la interpretación de las manchas de pintura, sería de este modo, entendida como paradigma de
la construcción del sentido. De la hermenéutica del sentido. Hermenéutica como interpretación
imprescindible del mundo. Hermenéutica como paradigma ontológico del ser en el mundo.
Percibir el mundo es interpretarlo y la respuesta al enigma que plantea la mancha de pintura está
ya en el interior del intérprete. La interpretación del mundo o de la mancha es un acto creativo.
Las imágenes simétricas que hemos visto, esos múltiples desdoblamientos de imágenes dentro
de imágenes, ya son observadas por
Levy Strauss y Franz Boas en el arte chino antiguo, así
así como en las artes gráficas y plásticas de Asia y América. Mis simetrías participan de este espíritu
común a las artes aborígenes de miniaturización, simetría, y enclaustramiento de imágenes dentro de
imágenes.
El discurso mítico de estas manchas son las asociaciones de imágenes mentales proyectadas sobre
ellas. Está constituido por bloques, por enjambres de imágenes cargadas de una significación afectiva
e intelectual.
Descifrar o traducir estas imagenes es una labor destinada a la multiplicidad de significados, porque,
como el mito, estas imágenes no se traducen o se descifran, son presencias semántica, símbolos, que
contienen su propio sentido, multiple. Esta serie de trabajos contienen un " espesor semántico propio
del mito, que desborda por todas partes la linealidad del significante, remiten a la metáfora del eco, o
del palacio de los espejos, en la que cada palabra remite en todo sentido a significaciones
acumulativas." (
Gilbert Durand )
para un artista, las imágenes son su alimento sagrado y mediante esta intimidad con la pintura, con
las imágenes, el artista penetra amorosamente en las intimidades del subconsciente. yo penetro en el
recinto húmedo y fructífero de las imágenes del subconsciente. Lugar preñado de significados
múltiples, a veces contradictorios, luminosos y oscuros. Pero las imagenes “son el envoltorio de la
materia pictórica, y como sabemos, toda envoltura, todo continente, tal como señala Bachelard,
aparece sin duda como nó tan precioso, nó tan sustancial como la materia envuelta.” ( G. Durand)
Sin duda la materia líquida de la pintura, y sus transformaciones geobiodinámicas en forma de
ramificaciones fractales son el alma de este trabajo. En este campo brillante de imágenes, no
debemos perder de vista el núcleo que las anima, que no es otro que el fluir del agua, del barro. Ese
barro que es la pintura, es el sujeto privilegiado de toda creación humana y divina. El origen del
mundo está en las aguas primordiales, y el origen mítico del hombre y de la mujer está en el barro
modelado por las manos del creador divino.
Las imágenes que vemos  forman un laberíntico recorrido por el proceso
creador, por el proceso de interpretación del mundo. Cuando hacemos una
pregunta a un texto artístico, esta pregunta ya prefigura la respuesta. Las
respuestas ya estaban dentro de nosotros mismos y por ello las preguntas
prefiguran y anteceden a las respuestas.
La sucesión de imagenes proyectadas desde mi mente hacia la materia
informe, quizás sean la búsqueda de un centro, de un lugar común a todas
ellas.
El régimen diurno de la imagen y el régimen nocturno de la imagen acuñados
por Gilbert Durand, aparecen ambos en el proceso de creación de estas
imágenes.
El régimen nocturno de la imagen,” la melodía nocturna, se
contenta con penetrar y disolver, unir microcosmos y macrocosmos, integrar
la materia y el pensamiento.” (Gilbert Durand)
La pintura sería el agua nocturna, la intimidad, el recogimiento, el caos
indiferenciado, lo nocturno, el abismo feminizado y maternal, el vientre oscuro
y protector.
El régimen diurno de la imagen, el pensamiento solar, nombra, separa,
discierne, ilumina el caos indiferenciado con la razón creadora de imágenes.
Todo proceso psicológico profundo crea una herramienta, un utensilio
característico. En el caso del régimen diurno de la imagen, es la espada o el
cuchillo. son símbolos predilectos de separación y discernimiento, del Reino
de la antífrasis, la oposición entre caos y orden, luz y oscuridad, elevación y
caída, figura y fondo.
Gilbert Durand habla del esquema arquetípico del agua y  de la tintura, en estos términos: “el
agua misma, cuya intención primaria parece ser lavar, se invierte bajo el empuje de las
constelaciones nocturnas de la imaginación: se convierte en un vehículo por excelencia de la
tintura. Tal es el agua profunda que
Bachelard, tras los pasos de Bonaparte, estudia a través
de las metáforas de
Poe. Al mismo tiempo que el agua pierde su limpidez, se espesa. Ofrece a
la mirada todas las variedades del púrpura, como los tornasoles y reflejos de seda cambiante.
Está constituida de venas de colores diferentes, como un mármol; se materializa a tal punto
que se la puede diseccionar con la punta de un cuchillo.”(G:Durand)
Este texto de Durand y el resto del libro "
las estructuras antropológicas del imaginario"
inspiran y  explican perfectamente cuáles son las implicaciones psicológicas, antropológicas y
arquetípicas de este trabajo pictórico, en el que el agua como símbolo nocturno del imaginario
y la espada, (en este caso el bisturí que utilizo para cortar las manchas), como símbolo diurno
del imaginario, confluyen en el acto de la creación artística mostrando la vocación de
completud que el arte opera en el individuo artista.
en esta senda creadora que une los dos regímenes de la imaginación, diurno y nocturno, el
agua y la pintura  caótica representan el descenso, la excavación. Y la plumilla y el bisturí
representarían el régimen diurno del discernimiento, la separación y la elevación a las alturas y
la claridad de la imagen dibujada, recortada, separada y distinta.
“ Lo racional, (escribe Minkowsky), se complace en lo abstracto, en lo inmóvil, en lo sólido y lo
rígido. Discierne y separa, y por ello los objetos, con sus contornos tajantes, ocupan en su
visión del mundo un lugar privilegiado. Así llega a la precisión de la forma. Aquí tenemos
claramente el síndrome de la espada.”(
Minkowsky )

                                                                                           David Elgea 2006
CLICKAR SOBRE LAS
IMAGENES PAERA AMPLIARLAS
CLICKAR sobre estas
imagenes para acceder a la
seccion de
paisajes o de
simetrias respectivamente.

A la derecha tienes un
ensayo sobre esta serie
desde la perspectiva de la
filosofia hermenéutica,
atendiendo a sus valores
semiologicos y simbólicos